Make your own free website on Tripod.com

Nutrición

Bulimia

Home
Tabla de Calorías
Bulimia
Anorexia
Canción De Fondo
Contáctanos

La bulimia o bulimia nerviosa (hambre de buey), junto con la anorexia nerviosa son trastornos de la alimentación que se manifiestan principalmente en mujeres jóvenes previamente sanas, en las que aparece un miedo paralizante a engordar.
 
Población de riesgo

La población de riesgo está formada sobre todo por mujeres de raza blanca y clase media o alta. Estos trastornos son excepcionales en las mujeres de clase baja, mujeres orientales o de raza negra, y muy infrecuentes en varones. Personas que la padecen.

La edad de inicio de la anorexia se sitúa en la primera adolescencia, en torno a los 12 años, si bien la población más afectada se encuentra entre los 14 y 18. Es más frecuente en las clases sociales media y media-alta. En un 95 por ciento de los casos la anorexia afecta a mujeres jóvenes, aunque en los últimos años se ha producido un aumento en hombres, en mujeres adultas y en niños. Existen colectivos más propensos a sufrir estos trastornos, es el caso de las gimnastas, las bailarinas o las modelos. En la anorexia nerviosa se pueden distinguir dos subtipos:

Subtipo restrictivo: La reducción de peso se consigue mediante dietas o ejercicio físico intenso y el enfermo no recurre a sobreingestas, atracones o purgas.

Subtipo bulímico: El enfermo recurre a las purgas aunque haya ingerido una pequeña cantidad de alimento.

Efectos directos y secundarios

  • Aspiración (paso del contenido gástrico al árbol bronquial)
  • Rotura esofágica o gástrica
  • Neumomediastino (entrada de aire al interior de la cavidad torácica)
  • Hipopotasemia (niveles bajos de potasio en la sangre).

Cuando el peso es inferior al 35% del peso ideal, se producen una serie de trastornos endocrino metabólicos, que pueden generar una miocardiopatías y arritmias cardiacas, que pueden conducir incluso a la muerte. Los síntomas de bulimia siempre incluyen episodios recurrentes de:

• Ansiedad o compulsión para comer

• Vómitos

 • Abuso de medicamentos laxantes y diuréticos

• Seguimiento de dietas diversas

• Deshidratación

 • Alteraciones menstruales

• Aumento y bajadas de peso bruscas

• Aumento de caries dentales